El Derecho Aduanero es una de las competencias atribuidas a la Unión Europea por los Tratados constitutivos de la Unión Europea. La unión aduanera, caracterizada por la ausencia de fronteras interiores, constituye un fundamento esencial de la Unión Europea q (artículo 28 TFUE). En las fronteras exteriores, las mercancías procedentes de terceros países se gravan con un arancel aduanero común completado por el arancel integrado de las Comunidades Europeas (TARIC).

En el marco de la Unión Europea existen instrumentos jurídicos que garantizan la aplicación uniforme de las normas por parte de las autoridades aduaneras de los distintos Estados miembros, i.a. el Reglamento No. 952/2013 por el que se establece el Código Aduanero de la Unión.

En sus relaciones comerciales en referencia al derecho Aduanero con los países extracomunitarios, la Unión Europea ha firmado múltiples Acuerdos de Libre Comercio. Se trata de acuerdos comercial regional o bilateral cuyo objetivo es el de ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países participantes y facilitar, agilizar y promover las transacciones comerciales entre dichos países. Básicamente, consiste en la eliminación o rebaja sustancial de los derechos aduaneros y demás aranceles. A la hora de establecer la estrategia comercial internacional las empresas deben tener en cuenta, entre otros factores, si existe o no un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el país en cuestión y, en caso de existir tal acuerdo, en que términos está redactado el mismo.

Además, a la hora de comerciar, se deben tener en cuenta los acuerdos y las medidas tomadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC). La OMC es la organización internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países. Sus Acuerdos son de especial relevancia ya que, a día hoy, son miembros de la OMC más de 150 países. Los pilares de la OMC descansan sobre “el principio del libre comercio, abierto, equitativo y no discriminatorio” de todos sus miembros, no obstante, en determinadas circunstancias se autorizan excepciones a ese principio: i.e. las medidas antidumping, las subvenciones y derechos “compensatorios”, los embargos y otras medidas de urgencia destinadas a limitar temporalmente las importaciones, destinadas a “salvaguardar” las ramas de producción nacionales, por lo que es fundamental que las empresas se cercioren previamente sobre la existencia de este tipo de medidas en el lugar de destino de las mercancías, para evitar circunstancias indeseadas a la llegada de las mercancías a dicho territorio.

En SANCHIS & PARTNERS asesoramos a Nuestros Clientes en todo lo referente al Derecho Aduanero, sobre cómo deberían proceder a la hora de exportar sus productos en función de cuál sea exactamente el país de destino de dichas mercancías.

Volver atrás