Toda operación comercial tiene sus riesgos, entre los que se encuentra el riesgo de impago. Este riesgo de impago existe tanto en las operaciones comerciales a nivel nacional como internacional, y puede ir asociado a una situación de insolvencia por parte del deudor. En dichos casos es muy probable que el acreedor y el deudor deban acudir a un procedimiento concursal o de insolvencia.

En el seno de la Unión Europea, el Reglamento (CE) nº 1346/2000 del Consejo de 29 de mayo de 2000 sobre procedimientos de insolvencia establece un marco común para los procedimientos de insolvencia en la Unión Europea. El Reglamento de 2000 se encarga de determinar cuáles son los tribunales competentes para conocer del procedimiento principal y de los procedimientos secundarios así como de determinar cuál es el Derecho aplicable. De acuerdo con lo dispuesto en dicho reglamento, las resoluciones adoptadas por el tribunal competente del procedimiento principal serán objeto de reconocimiento inmediato por todos los países de la UE.

En el ámbito internacional, en la misma linea y en el marco de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, La Ley Modelo CNUDMI sobre la Insolvencia Transfronteriza, de 30 de mayo de 1997 tiene como fin principal el de autorizar y alentar la cooperación y la coordinación entre jurisdicciones y no el de promover la unificación del derecho sustantivo en materia de insolvencia, respetando las diferencias entre los diferentes derechos procesales de cada país en la materia.

Sin embargo, incluso entre los países de la Unión Europea, la normativa en la materia varía mucho de un país a otro: algunos países distinguen varios procedimientos de insolvencia mientras que otros conocen un único tipo de procedimiento. Además los plazos y las obligaciones que pesan sobre los deudores y sobre los acreedores, sobre todo a la hora de declarar su crédito, difieren en las distintas normativas.

En SANCHIS & PARTNERS asesoramos a todas aquellas empresas que puedan verse afectadas por la eventual situación de crisis económica de una sociedad, ya sean ellas acreedores o el deudor concursado o insolvente. Para ello, en la firma contamos con profesionales con gran experiencia en la materia tanto a nivel nacional como internacional.

Volver atrás